Publicidad

Bonos soberanos

Bonos Soberanos:

En los últimos 30 días los precios de los bonos soberanos mostraron una evolución favorable, particularmente aquellos de mediano y largo plazo denominados en pesos. Esto se debió al mejor contexto externo, pero también a ciertos rumores de que que Moody’s ( es una agencia de calificación de riesgo que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales. La empresa también califica la solvencia de los prestatarios mediante una escala de calificaciones estandarizadas. La compañía tiene una participación del 40% en el mercado mundial de calificación crediticia), podría mejorar las perspectivas de la calificación de la deuda argentina, hecho que podría ser la antesala de un futuro aumento en la nota.

Hace pocas semanas trascendió la posibilidad de que la calificadora Moody’s podría excluir la deuda intra sector público (principalmente deuda soberana en poder de ANSeS y BCRA) para calcular el grado de endeudamiento de nuestro país. Si así fuera, el endeudamiento representaría el 22,4% del PIB (en lugar del 42,7% actual), reflejando el hecho de que la deuda con organismos del Estado puede ser refinanciada fácilmente en caso de ser necesario. Por su parte, la calificadora S&P destacó que “las propuestas para reducir subsidios representan un factor crediticio positivo” y que esto “confirma la capacidad del gobierno para manejar una situación fiscal más ajustada”.

En definitiva, si bien se espera una desaceleración económica para este año, los fundamentos macroeconómicos son aún sólidos (cuenta fiscal y externa superavitaria, crecimiento económico elevado). Por ende, los bonos argentinos presentan rendimientos muy atractivos en comparación con el de sus pares latinoamericanos.

Se sigue encontrando valor en bonos en dólares a corto plazo, cuyos rendimientos son aún muy atractivos. Por ejemplo, el Boden 2015 y el Bonar 2017 rinden 6,3% y 8,3% anual respectivamente, más de 500 p.b. respecto a los retornos que ofrecen los países que le siguen en términos de escala crediticia (Colombia, Uruguay, Panamá con rendimientos entre 2,4% / 2,7% anual con vencimiento en 2017) y más aún del grupo de mayor calificación (Brasil, México y Perú, con rendimientos que oscilan entre 2,2% / 2,5% anual).

En cuanto a los bonos en pesos, el hecho que sean aquellos que más cayeron en la segunda mitad del 2011, implica que podrían ser los mayores beneficiados de las mejores perspectivas crediticias. Además, estos bonos podrían verse favorecidos por la leve reducción de la depreciación esperada del peso (actualmente 13% anual, según los futuros del dólar). De todas maneras, debe tenerse en cuenta que los bonos en pesos de largo plazo pueden presentar oscilaciones significativas en sus precios.

Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *