Publicidad

Dolarización de los depósitos

depositos

Aparentemente, 2010 no será el año para apostar al plazo fijo. Con una inflación estimada en torno al 20% y un pronóstico de suba del dólar de 10%, las tasas que ofrecen los bancos –de entre 7,5% a 9,5% anual– no seducen a los ahorristas. Y los crecientes ruidos políticos locales contribuyen a mantenerlos alejados del sistema.

Es por eso que, el mes pasado, el crecimiento de los depósitos a plazo se vio prácticamente frenado. Según los últimos datos del Banco Central (BCRA), los plazos fijos del sector privado en pesos aumentaron apenas $400 millones en febrero, siete veces menos que en enero, cuando habían crecido poco más de $2.800 millones. Así, la tasa de crecimiento fue la menor de los últimos seis meses, según los cálculos de Quantum Finanzas, la consultora de Daniel Marx.

Por primera vez desde julio de 2009 cayó el promedio mensual de crecimiento de los depósitos del sector privado. Es porque hubo un aumento de las expectativas de devaluación –los futuros de Nueva York sugieren una apreciación del 15% para el dólar este año– y porque las tasas de interés locales se mantienen muy bajas”, indicó un estudio de Quantum Finanzas.

Fuentes del sistema financiero aseguran que la dolarización de las carteras de inversión se aceleró en las últimas semanas de febrero. “La compra de dólares por parte del sector privado había disminuido en enero. Sin embargo, volvió a crecer en febrero. El debut del Banco Central post-Redrado reavivó los temores a una mayor devaluación en la segunda mitad del mes”, indicó el economista Miguel Kiguel, de Econviews, en un estudio. Esa consultora pronostica un valor del dólar a $4,3 para diciembre, lo que significaría una apreciación del 10% de la divisa.

En este contexto, el stock de plazos fijos en pesos del sector privado desaceleró fuertemente su crecimiento: apenas aumentó en $ 400 millones hasta $ 66.260 millones, mientras que el mes pasado, había crecido 4% –$ 2848 millones en total–.

Mientras tanto, los depósitos totales en dólares del sector privado volvieron a aumentar, mientras que en enero habían bajado por primera vez en casi un año. El aumento fue, igualmente, muy leve: el stock de depósitos en dólares pasó de $9.998 millones a fines de enero, hasta $10.076 millones a fines de febrero. En tanto, si se toman solamente los depósitos a plazo fijo en dólares puede verse que hubo una leve disminución, de $5.666 millones a $5.583 millones.

La decisión de muchos ahorristas de dolarizar sus portafolios responde también a que los rendimientos que ofrecen los plazos fijos son cada vez más magros. Las tasas hoy están en los mismos niveles de marzo de 2008: la Badlar (que rige para los depósitos de más de un millón de pesos), y es la referencia del sistema, está en 9,4%, y para hacer un plazo fijo a 30 días los bancos ofrecen entre el 7,5% y el 9,5%.

“La realidad es que el sistema financiero no tiene por qué subir las tasas. Los bancos gozan de una liquidez sorprendente sin tener muchas opciones a través de cuales colocarla”, aseguraron fuentes del mercado local. Así, los expertos no sólo prevén estabilidad para las tasas de interés, si no que incluso aseguran que todavía les queda margen para ceder.

Los pronósticos, a priori, estarían violando un “abc” de la economía. Y es que con un tipo de cambio que ya avanzó 1,6% en lo que va del año y que apunta a seguir subiendo (sumado a una apreciación de 10% en 2009), cabe esperar un recalentamiento en el costo de la moneda argentina.

Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *