Publicidad

El mercado espera que la Badlar se dispare al 15% en 12 meses

tasa1

El momento resulta difícil de explicar para los analistas: por estos días, los bancos locales ya alcanzaron a reducir hasta un mínimo histórico los retornos “reales” que ofrecen a sus clientes por un plazo fijo. Pero logran captar, al mismo tiempo, cada vez más liquidez en el mercado.

La brecha que existe hoy entre las expectativas inflacionarias y las tasas que pagan las entidades privadas para los depósitos mayores al millón de pesos (la Badlar) se registró pocas veces durante las últimas décadas del sistema financiero. Con una tasa del 9,4375% anual, los bancos locales llegan hoy a cubrir apenas un tercio de lo que sus clientes esperan perder durante este año por el efecto de la suba de precios en la economía local (un 25% en los próximos doce meses, según la Universidad Torcuato Di Tella). La diferencia entre una y otra es actualmente de más de 15 puntos porcentuales al año, y ya alcanzó a ser la mayor percibida en el sistema desde la quiebra de Lehman Brothers hasta hoy.

“Es muy raro… no tiene mucho sentido. En todo momento inflacionario de la Argentina, las tasas de interés reales siempre terminan siendo negativas, y uno creería que en estas condiciones los depósitos no deberían crecer. Pero parece evidente que la gente no encuentra una alternativa de inversión que le parezca segura, o aceptable, y que prefiere perder el 10% en un banco antes que el 25% con la plata en el bolsillo”, comentó a este diario el analista del Centro de Investigación y Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, Lucas Núñez.

Lo curioso: que es la primera vez, al menos desde la crisis de 2001, que con estos niveles de tasas negativas las empresas y los particulares deciden seguir aumentando el dinero que tienen depositado en los bancos. Esta misma brecha sólo pudo notarse en otras dos épocas turbulentas de la Argentina: durante el conflicto del Gobierno con el campo, y durante la quiebra de Lehman Brothers. En ambos casos, el mercado respondió con una mayor cancelación de los depósitos. Ahora, en cambio, este fondeo se muestra en ascenso: los plazos fijos en pesos, al sector privado, sumaron $ 1.800 millones durante marzo pasado, y acumularon un avance de más de $ 5.100 millones en lo que va del año.

Sucede que, dicen, hay un atractivo que todavía conserva el plazo fijo: “El retorno, al menos en dólares (combinado con un contrato de dólar a futuro), de un depósito no aparece tan malo en comparación con la tasa de devaluación esperada sobre el peso, que este año va a estar muy por debajo de la de inflación”, consideró el analista Eric Ritondale, de la consultora Econviews. Los especialistas pronostican ahora una devaluación muy por debajo del 10% para los próximos doce meses.

La tasa Badlar ya se redujo en unos 300 puntos básicos durante el último año. La inflación, en cambio, ya alcanzó el récord de otras épocas, y está siendo entre el 25% y el 30% (anualizada) por la mayoría de la consultoras.

“Sobre la base de esta inflación, esperamos una fuerte apreciación real de la moneda local, de al menos 10%. El correlato de esto, para hoy y el año que viene, será una tasa de interés real que tenderá a subir. Por ahora los bancos no decidieron elevarla por la gran liquidez que tienen; y porque, además, el negocio de la intermediación financiera no crece como en las buenas épocas”, contó Ritondale. “No estamos esperando salida de capitales para este año, y entonces aún no hay razones para subirlas por este lado. Pero sí por el lado de la inflación. El tema de las expectativas así lo muestra”, agregó. Los contratos a futuro de la tasa Badlar privada en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se ubicaron ayer en el 15,2% para abril 2011.

Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *