Publicidad

Tasas de Interés negativas en Europa

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La semana pasada, el presidente del BCE, Mario Draghi, hizo un comentario muy importante con respecto a las tasas de interés. Aunque el BCE dejó su tasa sin cambios en el 0,75% hasta la próxima reunión, Draghi dijo que el personal del BCE tuvo una discusión larga y compleja sobre tasas negativas.

Las tasas negativas no son un concepto nuevo y vemos tasas reales negativas en algunos lugares. En Europa, con una inflación superior al 1%, la tasa real es ya negativa, pero suponemos Draghi se refiere a una situación de tasas considerablemente menores a cero, y no sólo 25-50 puntos básicos, como lo es ahora.

Creemos que las tasas negativas son una situación que amerita una discusión, ya que pueden tener un impacto significativo sobre la moneda – el euro, en este caso.

¿Por que tasas negativas?

En primer lugar, debemos preguntarnos: “¿Por qué tasas negativas?” ¿Por qué el BCE baja tanto sus tasas hasta que son negativas en términos reales? Esto nos lleva de nuevo a la discusión sobre el significado de la tasa de interés. La tasa de interés es el precio del dinero. El dinero es un producto y tiene un precio.  Poseer efectivo significa que usted se beneficia de la liquidez disponible pero, por otro lado, pierde la oportunidad de depositarlo (en el banco) y disfrutar de los intereses se devengan.  Lo mismo sucede en el sentido contrario: si usted pide prestado dinero de otra persona, entonces usted paga interés.

Las tasas de interés son un instrumento monetario muy poderoso en las manos de los bancos centrales. Bajas tasas de interés hacen que depositar el dinero y no utilizarlo sea una opción costosa, ya que por un lado se obtiene un interés bajo y, por otro lado, se renuncia a las oportunidades de inversión que pueden generar una mayor rentabilidad. Las altas tasas ofrecen un incentivo para depositar dinero (ahorrar) en lugar de usarlo.

El BCE está considerando bajar su tasa aún más con el fin de estimular la economía europea que está estancada. Con una menor tasa, los bancos y los inversores son menos propensos a depositar dinero en efectivo y son más propensos a buscar otras opciones de inversión, lo que significa una inyección de dinero en el sistema.

¿Que significa entrar en tasas negativas?

Sin embargo, entrar en el territorio de las tasas negativas significa que el banco central está agotando a las tasas de interés como una herramienta para estimular la economía (ya que hay un límite a cuán lejos pueden empujar los precios hacia abajo). Piense en ello como un cambio a primera velocidad mientras se sube una colina – si el coche sigue sin ganar velocidad, no se puede cambiar el engranaje a un cambio menor…

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Así que, para muchos, cortar las tasas de interés hasta que incluso la tasa nominal sea negativa es una señal de desesperación de los responsables políticos. Para otros es un signo de coraje – que el banco central no se abstendrá de efectuar movimientos drásticos y poco convencionales como éste para poner en marcha una economía lenta.  Pero, cuáles serían las consecuencias de tasas negativas para la Unión Europea?

Para las personas naturales tendremos buenas noticias en un par de semanas, cuando el polvo se asiente en el último anuncio de Credit Suisse. CS anunció esta semana a sus depositantes que se les cobrará el 1% sobre los saldos de crédito.  Así es – ponga € 100 en su cuenta en CS y en un año a partir de ahora tendrá € 99. Podemos esperar y ver cuál será la reacción.  Asumimos que la reacción no será explosiva, ya que el dinero al por menor es muy pegajoso y por lo general se necesita más que un “impuesto del 1%” sobre los depósitos  para que la gente cambie de banco.  También somos de la opinión de que las tasas negativas tendrán un efecto muy pequeño sobre el consumo.

Para las instituciones financieras y las empresas por otro lado, el efecto puede ser más evidente. No vamos a hacer una predicción de lo que sucederá en ese terreno, porque las tasas nominales negativas de un enorme banco central como el BCE son algo tan distorsionador que tal intento sería un acierto al azar. Vamos a señalar, sin embargo, que mientras que la potencial ventaja es que los bancos de repente viertan sus reservas en la economía y que empiece el crecimiento, la parte negativa podría ser un estancamiento aún más firme.

Sabemos que algunos fondos de mercados monetarios de Europa han estado evitando asumir nuevos fondos debido a que las tasas reales negativas hacen que sea imposible para ellos alcanzar el equilibrio, incluso en sus propios gastos.

En general, consideramos las tasas nominales negativas por parte del BCE como algo negativo para el euro. Si y cuando dichas tasas se anuncien (o si se llegó a la conclusión de que tal decisión es probable e inminente), sugerimos ir de corto con el euro y financiar la posición con monedas “fuertes” de mayor rendimiento, como el dólar canadiense o australiano.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *